miércoles, 2 de agosto de 2017

SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA: CASO OSCAR MOLLOHUANCA


EXPEDIENTE : 00796-2012-36-1401-JR-PE-01
JUEZ            : VIVANCO BALLON DARCY
ESPECIALISTA : LUISA ARGUEDAS GUTIERREZ
MINISTERIO PUBLICO : PRIMERA FISCALIA PROVINCIAL PENAL CORPORATIVA DE ICA 1ER DESPACHO DECISIÓN TEMPRANA.

IMPUTADOMOLLOHUANCA CRUZ OSCAR, HUAMANI HILARIO SERGIO AVELINO, HUAMAN LLAVE, HERBERT

DELITO : ATENTADOS CONTRA LA SEGURIDAD DISTURBIOS AGRAVIADO : ESTADO PERUANO.

III.- PARTE RESOLUTIVA:

Por las consideraciones antes precisadas, estando a las normas glosadas, en atención al mandato constitucional descrito en el artículo 138º y 139º inciso 2) y 3) de la Constitución Política del Perú, el señor Juez del Primer Juzgado Penal Unipersonal de Ica, en SENTENCIA
FALLA:

1. ABSOLVIENDO a los ciudadanos OSCAR AVELINO MOLLOHUANCA CRUZ, HERBERTH HUAMAN LLAVE y SERGIO HUAMANI HILARIO, de los cargos contenidos en la acusación fiscal por el Delito contra la seguridad pública - Delitos contra los medios de transporte, comunicación y otros servicios públicos en la modalidad de ATENTADO CONTRA DE SEGURIDAD COMÚN y ENTORPECIMIENTO DE SERVICIOS PÚBLICOS, ilícitos sancionados en el numeral 1 articulo 281 del Código Penal y en el segundo párrafo del artículo 283 del Código Penal respectivamente y por el Delito contra la Tranquilidad Pública - Delito contra la Paz Pública en la modalidad de DISTURBIOS, ilícito previsto sancionado en el primer párrafo del artículo 315 del Código Penal en agravio del ESTADO PERUANO.

2.- MANDO que consentida y/o ejecutoriada que sea la presente sentencia se ARCHIVE DEFINITIVAMENTE, el presente proceso por la sección que corresponda, ANULÁNDOSE los antecedentes que se hubiesen generados con la presente, LEVANTÁNDOSE las medidas de coerción personal y real impuesta contra los acusados. SIN COSTAS.

3.- DISPONGO se cumpla con notificar a la parte acusada y DESE por notificada la presente sentencia a la parte acusadora y agraviada con el mérito de su lectura integral.

DEJESE copia de la sentencia en el legajo que corresponda.

Hágase saber y tómese razón.- 

SIGUE LA LECTURA DE LA SENTENCIA AQUÍ:
Leer más...

lunes, 17 de julio de 2017

HUMALA, MOLLOHUANCA Y EL ABUSO DE PODER


Sergio Sullca 17  de julio de 2017.

Es un “abuso del poder”.  Así dijo Ollanta Humala refiriéndose a la orden de prisión preventiva dictada por el Juez Concepción Carhuancho en contra suya y de su esposa. Ahora están presos e inevitablemente traen al recuerdo  muchos acontecimientos que ocurrieron cuando eran la pareja más poderosa del Perú. A continuación, una reflexión sobre su actuación en medio de un hecho ocurrido en la provincia de Espinar.

Era mayo de 2012 y en  medio de la protesta de Espinar cuyas organizaciones sociales denunciaban la contaminación ambiental generada por la actividad minera, fueron detenidos Herber Huamán Llave y Sergio Huamaní Hilario, Presidente y Vicepresidente del Frente Único de Defensa de los Intereses de Espinar (FUDIE) respectivamente, y Óscar Mollohuanca, entonces alcalde de la provincia. Los tres fueron internados en la comisaría  que funcionaba (y sigue funcionando) en el campamento minero de la empresa Xstrata Tintaya. Huamán y Huamaní fueron liberados a los días, mientras que Mollohuanca, fue llevado hasta un establecimiento penal en la región Ica.

De los tres, el caso más sonado fue el de Mollohuanca quien fue detenido en su mismo municipio y en ejercicio de funciones frente a la mirada incrédula del país. Luego de su corta estancia en el campamento minero, la Policía lo llevó al departamento de Seguridad del Estado en Cusco y de ahí a la región Ica donde sufrió prisión preventiva.

El discurso oficial fue que “el Poder Judicial sólo hace su chamba, nada más”, sin ningún tipo de injerencias, menos del Ejecutivo; sin embargo ese discurso era poco creíble. Días antes de aquellas capturas, Ollanta había entre dicho que aquella protesta debía terminar. Humala y Nadín no iban a tolerar que un alcalde provincial empañara su popularidad que estaba en su mejor momento. Ordenaron desde la Presidencia del Consejo de Ministros que intervenga la Policía con la violencia que dejó tres muertos, oficiaron al Poder judicial para hacer que el caso - de Espinar - sea llevado a Ica; hubo una coordinación directa con la empresa minera y hasta medios de comunicación nacional para desprestigiar a Mollohuanca y finalmente capturarlo. “Las órdenes vinieron de palacio” dirían tiempo después los funcionarios del gobierno central que instalaron una mesa de diálogo en Espinar luego del conflicto.

¿Fue un “abuso de poder” lo ocurrido en el 2012?. Sí absolutamente; pero no el mismo que señala Humala en el 2017. El tiempo pasa y las comparaciones, por más odiosas, simplemente afloran.

En el 2012, Ollanta y Nadín, tenían a la clase política y el Poder Judicial de su lado y Mollohuanca era una especie de extraño anti sistema; ellos dieron la orden de detención y Mollohuanca sufrió la detención; sin embargo en medio de aquel “abuso de poder”,  muchos hombres  y mujeres se pelearon, cuerpo a cuerpo, con la Policía para impedir su captura, todo un pueblo lloró su ausencia y el sur del Perú reclamó su libertad.

En el 2017, Ollanta y Nadín tienen a la clase política y el Poder Judicial en contra y Mollohuanca sigue siendo el mismo extraño anti sistema; los acaban de detener y a Mollohuanca lo acaban de absolver; y en medio de este “abuso de poder” (si lo hay) nadie, ni siquiera el padre y el hermano pelean por Humala y Nadín, nadie llora su ausencia ni reclama su libertad. Y esa es la principal diferencia: LA SOLEDAD.  

Una cosa no ha cambiado: el discurso oficial que como antaño se repite: “el Poder Judicial sólo hace su chamba, nada más”.
Leer más...

viernes, 9 de junio de 2017

EL CONDENADO WASHINGTON ALOSILLA PORTILLO DIRECTOR EJECUTIVO DE EL DIARIO DEL CUSCO

SENTENCIAN a WASHINGTON ALOSILLA PORTILLO DIRECTOR EJECUTIVO  DE EL  DIARIO DEL CUSCO COMO AUTOR Y RESPONSABLE DEL DELITO CONTRA EL HONOR EN LA FIGURA DE DIFAMACIÓN.

"PRIMERO.- CONDENANDO a Washington Alosilla Portillo, cuyas generales 
de ley obran en la parte expositiva de la sentencia, como autor y responsable del delito contra el honor en la figura de difamación conducta prevista en el tercer párrafo del Artículo 132 del Código Penal en agravio de Sergio Sullca Condori.

SEGUNDO.- SE CONDENA a Washington Alosilla Portillo, la pena de un
año y seis meses  de pena privativa de la libertad con carácter suspendida en su
ejecución por el plazo de un año bajo las siguientes reglas de conducta, 1.- Prohibición de ausentarse del lugar donde reside sin autorización del juez de ejecución 2.- Comparecer mensualmente al juzgado de ejecución, personal y obligatoriamente, para informar y justificar sus actividades mediante el registro biométrico; 3.- Reparar los daños ocasionados por el delito con el pago de la reparación civil dentro del plazo fijado, 4.- Abstenerse de cometer nuevo delito doloso, donde se determina que el incumplimiento del pago de la reparación civil, será bajo apercibimiento de aplicar el Artículo 59 del Código Penal que es la revocatoria de la pena suspendida haciéndose efectiva, así mismo, si en caso se incumplen las otras reglas de conducta se aplicará de manera indistinta los apercibimientos promovidos en el Artículo 59 del Código Penal. Conforme a la conducta procesal del sentenciado SE LE IMPONE la pena de multa, al pago de ciento cuarenta días multa a razón de cincuenta y ocho con 33/100 soles, cada día multa haciendo un total de ocho mil ciento sesenta y seis con 66/100 soles, los que deberán ser pagados dentro del plazo de diez días de pronunciada la sentencia a favor del Estado.  

TERCERO.- CONDENAR a Washington Alosilla Portillo al pago de una reparación civil de treinta mil soles a favor de Sergio Sullca Condori, dentro del plazo de treinta días a partir de que la resolución quede consentida o ejecutoriada.

CUARTO.- Se condena al pago de costas procesales a Washington Alosilla Portillo, las mismas que tendrán que ser liquidadas en ejecución de sentencia.

QUINTO.- Consentida o ejecutoriada quede la presente resolución, se obtenga los boletines y testimonios de condena para su inscripción en el Registro de Sentenciados y hecho se proceda a la Ejecución que corresponda para los fines
pertinentes. H.S.-"


Puedes leer aquí toda la sentencia:

DESCARGA SENTENCIA:
Leer más...

miércoles, 22 de marzo de 2017

ELLA Y EL HUAYCO.

ELLA  Y EL HUAYCO.

Sergio Sullca. 17 de marzo de 2017.

Muchas no tienen nombre o si lo tienen no interesa. Nacieron en alguna comunidad campesina o en el mejor de los casos, en la ciudad, como el fruto de una pareja de migrantes anónimos, aunque lo más probable es que sean el resultado de un choque y fuga, y sufran la orfandad paterna. Sus nombres, si se mencionan, están en una delegación policial dando testimonio de una violación, una tortura o lo peor, constatando su muerte para luego quedar en un epitafio, borroso y triste, en algún cementerio atiborrado de cruces que le disputan un lugar a la mala yerba. Estas son historias que se cuentan por miles en el segmento de mujeres pobres del Perú.

Los huaycos tampoco tienen nombre pero no interesa que los tengan, basta sentirlos y saberse chiquitos frente a  ellos, que arrasan todo en su camino. Los hay de dos tipos: aquellos que ocurren en la sierra peruana que son inclementes, se llevan casas, camiones, puentes, cultivos, vacas,  por supuesto gente pero no se ven ni se sienten, son huaycos también anónimos. Y aquellos que ocurren en Lima u otra ciudad importante, igualmente devastadores que se llevan casas… camiones… vacas… y por supuesto gente, y que SI se ven porque son captados por los medios televisivos y las redes sociales, estos son los verdaderos huaycos habladores.

Verlas (a ellas), saber de sus tragedias en un lujoso hotel de Lima o de su muerte en un Pueblo Joven de Cusco, genera compasión y la mención fugaz de su nombre; se convierten en una estadística para la institucionalidad pero raramente movilizan la solidaridad de la sociedad. Ver los huaycos  de Lima, no como una película gringa sino como una experiencia propia, genera desconcierto y una sincera reflexión sobre los cambios del clima; se convierten en un indicador de la ineptitud institucional y por supuesto movilizan la solidaridad de la sociedad.

Precisamente, el correr incontenible de uno de esos huaycos habladores y una de ellas protagonizaron una historia impensable. Las cámaras de varios aficionados captaron imágenes donde se ven unas manos, pies, una cabeza con cabellos largos  moviéndose en medio de los palos también arrasados por el agua y tierra.  Mudo y atónito se levantó el cuerpo de una mujer color huayco, que emergió de la muerte dando pasos sobre el barro y los mismos palos - ni a la derecha ni a la izquierda - de frente a la orilla de la vida, estirando su mano a la mano del primer hombre que pudiera socorrerla; detrás de ella, como para completar el cuadro andino-limeño, una vaca, sí, una vaca cerca, también color huayco luchando por su vida. Así se convirtió ella en símbolo de vida para esta sociedad, material exquisito para el lucro de los medios de comunicación y el remedio ideal de los burócratas (cuyos puentes se caen) para amainar la condena pública y decir que ésta es una lucha del Perú contra la naturaleza y no contra su incompetencia.

Cual fuere el uso que hagan de su imagen, ella, que forma parte del segmento de mujeres pobres, salió de su anonimato en la octava del día de la mujer (15 de marzo de 2017) e hizo (sin querer) que su nombre se repitiera en el Perú, que supieran de su existencia, aunque para lograrlo tuvo que estar debajo de un huayco, ahogarse y morir unos minutos porque sólo así la sociedad peruana podría fijarse en ella y acordarse de su nombre: Evangelina Chamorro Díaz.


 http://www.clarin.com/mundo/historia-evangelina-chamorro-diaz-mujer-emergio-avalancha-lodo-peru_0_HkezFAt_ig.html
Leer más...

lunes, 27 de febrero de 2017

SERGIO SULLCA: ENTRE MESAS DE DIÁLOGO Y ESTADOS DE EMERGENCIA.

Sergio Sullca, febrero de 2017.


En momentos que la corrupción se descubre incontenible en el Perú y el efecto Odebrecht socava la institucionalidad del país hasta llegar - desde las más altas esferas de poder en Brasil – al Gobierno Regional de Cusco; la historia continúa en el corredor minero donde las tantas mesas de diálogo que aglutinan al Ejecutivo, empresas mineras, gobiernos locales, frentes de defensa, comités de lucha y comunidades afectadas; se desarrollan en medio de habituales estados de emergencia.


Se tiene la mesa de diálogo de Espinar que no encuentra respuestas concretas (por ejemplo) a las filtraciones de agua y mortandad y malformación de animales en zonas de influencia directa. En Chumbivilcas se tienen dos mesas de diálogo: la provincial y la del distrito de Chamaca que, al igual que la mesa de Cotabambas, apuntan a la implementación de determinados proyectos (sobre todo) de infraestructura que no avizoran conclusiones satisfactorias. Cada una tiene su propio ritmo y su propia complejidad; pero todas presentan denominadores comunes:

- Contienen ofrecimientos pendientes como el último que hizo el Vicepresidente Vizcarra en Cotabambas a principios de diciembre de 2016, cuando anunció más de 2 mil millones de soles de inversión en esa provincia.

- Son una especie de presupuesto participativo con un listado de proyectos de inversión, donde las poblaciones impactadas le exigen al gobierno y las empresas que realicen tal o cual proyecto y el alcalde no es el que recepciona el pedido, sino uno más de los que formulan el pedido. 

- En los debates, está ausente el tema de los pasivos ambientales de la actividad minera, así como la disposición de agua para las poblaciones impactadas; tema excluido por los representantes de la PCM y las empresas mineras porque supuestamente “demorarán” los acuerdos de las partes y las inversiones del Estado. Y

- Las empresas mineras prefieren el papel de gestores entre las poblaciones afectadas y el gobierno central para “gestionar” ante éste la aprobación de determinados presupuestos en favor de aquellas. Pero, si acaso no hay más remedio que financiar un proyecto, preferirán la modalidad de obra por impuestos.

En medio de las expectativas de la gente, la poca disposición de las empresas y las barreras burocráticas del Estado para agilizar los prometidos presupuestos; las mesas no están trayendo los resultados esperados y al no “servir”, traen como consecuencia la permanente movilización de la sociedad civil, lo que a su vez trae la respuesta más fácil del Estado: la declaratoria de emergencia. Solo por citar ejemplos recientes que dibujan este círculo, Chumbivilcas estuvo en estado de emergencia entre diciembre de 2016 y enero de 2017, Cotabambas está en estado de emergencia entre febrero y marzo de 2017 al igual que el distrito de Coporaque en Espinar que está en la misma situación de excepción entre febrero y marzo de 2017. La historia de protestas, mesas de diálogo y estados de emergencia coincide con la implementación de proyectos mineros como Antapacay, Constancia y Las Bambas.


Como están planteadas actualmente, las mesas de diálogo no son espacios de negociación legítima, sino oportunidades del Ejecutivo para administrar el conflicto y contener la permanente amenaza de protesta, espacios formales que mantienen la expectativa de la gente sin soluciones reales, que al no funcionar traen consigo un estado de excepción. Es en la práctica un método de gobierno ad hoc para el corredor minero, dentro del cual, el Ejecutivo apunta con un arma a los civiles obligándolos a sentarse y dialogar aunque ese diálogo sea inútil y estéril.
Leer más...

lunes, 28 de noviembre de 2016

LOS GARANTES DEL CORREDOR MINERO.



Sergio Sullca. Noviembre de 2016

“Hermanos Chamaqueños, todo los compromisos de parte de la empresa está en el convenio marco, revisen y analicen y otro documento en borrador el convenio especifico de responsabilidad social, hay esta el aporte y otros temas importantes para el desarrollo de Chamaca y sus comunidades que sea planteado a la empresa, toda esta propuesta hasta ahora no entiende su autoridad, por eso el pueblo no esta fundamentando bien su plataforma de lucha… agenda puntual debe ser el cumplimiento del convenio marco y la firma de convenio Específico de responsabilidad social, con estos dos temas puntuales chamaca ganará en la lucha...caso contrario se perderá .....”(Sic)

La cita corresponde a la publicación del ex alcalde del distrito de Chamaca, Domingo Salas, en su cuenta de Facebook, intentando orientar la huelga del distrito de Chamaca que paralizó las actividades de la empresa minera Hudbay entre el 7 y 10 de noviembre de 2016, en un corredor de intensa actividad minera, entre las provincias de Espinar y Chumbivilcas en la región Cusco y la provincia de Cotabambas en la región Apurímac.

El internauta  hace Alusión al “Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional Por la Responsabilidad Ambiental y Social Para el Desarrollo Sostenible de Chamaca” que fue firmado entre Chamaca y Hudbay, el 14 de diciembre de 2013, cuyo objeto es establecer una alianza estratégica para contribuir al desarrollo sostenible de Chamaca, por el cual, Hudbay se compromete a brindar apoyo a la Municipalidad Distrital para elaborar proyectos y gestionar su financiamiento “ante las entidades, públicas y privadas, nacionales y extranjeras” y de ser el caso, “aportar oportunamente, los recursos que razonablemente correspondan para la ejecución de las acciones que las partes acuerden…”. El Convenio instituye un Comité de Evaluación para ejecutar y evaluar los proyectos y finalmente pone como garantes a la Presidencia del Consejo de Ministros, (PCM), el Ministerio del Medio Ambiente (MINAM), el Ministerio de Energía y Minas (MINEM), el Ministerio de Cultura (MINCU) y la Defensoría del Pueblo.

El Convenio Marco además posibilita la suscripción de posteriores convenios específicos para implementar proyectos concretos, lo que en efecto ocurrió; se suscribió el “Convenio Específico Para la Ejecución de Proyectos de Inversión Pública en el Distrito de Chamaca Para los Años 2013-2014” por el cual la empresa  se compromete a financiar la reforestación de las comunidades de Chamaca, la instalación de un sistema de comunicación rural de televisión, telefonía móvil e internet; y el “Acta de acuerdos entre la Municipalidad Distrital de Chamaca y Hudbay Perú, correspondiente al año 2015” suscrita el 31 de marzo de 2016, por el cual (en medio de una redacción confusa) la empresa  se comprometería a gestionar la participación de empresas privadas para el financiamiento y ejecución de proyectos identificados por las dos partes y la Municipalidad a “acompañar” en las gestiones de búsqueda de esta empresa.

Los compromisos insertos en estos convenios no habrían sido cumplidos por Hudbay,  lo que generó la huelga que terminó ubicando a los manifestantes de Chamaca en el mismo tajo del proyecto minero Constancia. Felizmente la sangre no llegó al río como suele pasar en el corredor minero porque el 10 de noviembre se instaló una mesa de diálogo con la presencia de representantes de la PCM, MINEM, Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) y Ministerio de Agricultura (MINAGRI).

No obstante la visión que tiene el ex alcalde sobre el Convenio Marco, éste es cuestionable por varias razones: por ejemplo, presenta un trámite engorroso para la implementación de los aportes y porque éstos – en cierta medida - están sujetos a la voluntad de la empresa; así como son cuestionables los convenios específicos porque guardan condicionantes  como que la Municipalidad se encargue de hacer “los esfuerzos” para que el aporte de Hudbay sea calificado por el sector competente como inversión de infraestructura pública…”; o que el alcalde “agote todos los trámites necesarios para buscar un financiamiento estatal y de no ser posible recién la empresa podría aportar…”; y porque no encaja en ningún concepto de gobernabilidad que una empresa minera exija a un alcalde a “gestionar ante las entidades públicas” o que entre ambos busquen a una “entidad privada” que financie un proyecto determinado cuando se supone que ese es el papel de la empresa minera firmante.

Las partes podrán dar sus propias versiones, seguramente diferentes; y frente a cualquier disyuntiva tendrían que intervenir los garantes pero la verdad es que su participación es meramente declarativa dentro del Convenio porque no se especifica sus funciones. Sin embargo al ser entidades del Estado peruano su intervención es absolutamente pertinente y necesaria, no porque lo diga el Convenio sino por un razonamiento lógico-jurídico dentro de un Estado de Derecho.

Es por este razonamiento que los garantes tuvieron que llegar a Chamaca en un noviembre especialmente denso en el corredor minero porque semanas antes había muerto un campesino a manos de la policía en el último paro de Cotabambas, iniciaba un paro en el distrito de Quiñota en contra de la empresa Anabi; se anunciaba otro paro en la totalidad de la  provincia de  Chumbivilcas y otro paro en la provincia de Espinar; por lo cual una comitiva de alto nivel del gobierno central - de los cuales destacan la Ministra de Salud Patricia García  y el Ministro de Vivienda Edmer Trujillo - programó una agenda de trabajo en parte del corredor: el día 23 estuvieron en Espinar, el 24 en Chamaca y el 25 en el distrito de Santo Tomás capital de Chumbivilcas instalando o continuando sendas mesas de diálogo.

Sensata la presencia del gobierno central que, no estarían viniendo a velar por el cumplimiento de ningún Convenio Marco sino a cumplir su rol como Estado y liberar la carga social de la empresa con la que comparte el mismo discurso. Los representantes de Hudbay al igual que otras empresas suelen decir: “nosotros no tenemos por qué hacer la carretera, pídanselo al Ministerio de Transportes, no tenemos por qué construir el colegio, pídanselo al Ministerio de Educación, nosotros…” mientras que los representantes del Estado, suelen decir: “sí, nosotros como Estado debemos construir la carretera, el colegio… es nuestra responsabilidad”. El discurso de la empresa es cuestionable porque, de acuerdo al Estudio de Impacto Ambiental del proyecto minero Constancia, Hudbay está en la obligación de contribuir materialmente (vía convenios específicos) con las poblaciones consideradas zonas de influencia indirecta que para el caso, son los distritos de Chamaca, Velille y Livitaca de la provincia de Chumbivilcas en cuya frontera tripartita se ubica Constancia; mientras que el discurso del Estado es acertado en medio de una decisión política loable, buscando salidas concretas a la pobreza de Chamaca.

El problema ahora es que esta decisión política es tan vieja como el nombre “mesa de diálogo”. ¡Cuántas mesas hay, cuánto tiempo están durando, qué resultados han traído hasta diciembre de 2016 en el corredor minero?. ¿Por qué la mesa de diálogo de Chamaca tendría que ser diferente? El pesimismo de muchos chamaqueños tiene asidero en la experiencia de Espinar donde se encuentra el proyecto minero Antapacay, que supuestamente cerró una mesa de diálogo en año 2013 sin resultados concretos para la provincia lo cual mantiene latente un conflicto; la mesa de diálogo en Cotabambas donde se encuentra el proyecto minero Las Bambas, por la cual, el Estado peruano habría comprometido un aproximado de seiscientos millones de soles en inversiones, tampoco muestra resultados concretos para las comunidades campesinas cotabambinas. 

Los funcionarios de mando medio que acompañan la comitiva, no son improvisados porque vienen de gobiernos pasados, conocen el territorio y la problemática, así que cuentan con la experiencia suficiente para orientar las decisiones de sus ocasionales jefes y entender que son más que razonables y justas la construcción de la carretera Maranniyoc, la implementación de tecnología informáticas en las instituciones educativas y la implementación de un proyecto para reducir la desnutrición en los niños de Chamaca; comprometiendo el aporte de Hudbay de acuerdo al concepto de responsabilidad social, la inversión del Ejecutivo de acuerdo a su responsabilidad constitucional y el aporte de los exiguas arcas del municipio de Chamaca. Así tal vez puedan cubrir las expectativas de un pueblo y acaso responder a un solitario e internauta ex alcalde.
Leer más...

sábado, 15 de octubre de 2016

SERGIO SULLCA: EL OCTUBRE DE ALOSILLA

¿Qué tienen en común los expedientes judiciales 2638-2014, 1270-2014 y 1107-2015?. Varios aspectos en realidad, de entre los cuales destacan: los tres se desarrollan en la Corte Superior de Justicia de Cusco, los tres se iniciaron por sendas denuncias de delitos contra el honor por versiones calumniosas contra tres ciudadanos cusqueños y los tres ponen en el banquillo de los acusados a un personaje público de larga trayectoria en las comunicaciones de la región Cusco, Washington Alosilla Portillo.


Se trata de una persona que - de acuerdo a las versiones recogidas entre los periodistas más destacados de Cusco - no cursó estudios en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UNSAAC (la única que ofrece la carrera profesional de periodismo en la región Cusco); pero que posee un singular talento para comunicarse con los radioyentes cusqueños. Su lenguaje jovial y campechano, su presencia de más de treinta años en el negocio de la comunicación, entre otros factores; le hicieron dueño de una audiencia importante en el medio regional. De tener, un programa en radio Salkantay, es actualmente propietario de un medio de comunicación televisivo, RTV y de un periódico, El Diario del Cusco. Qué duda cabe, ostenta un poder singular que a ratos pareciera estar por encima de las autoridades democráticamente elegidas, entre congresistas, presidentes regionales y alcaldes provinciales y distritales. Sobre él se han tejido verdaderas leyendas urbanas. Una leyenda dice por ejemplo que es tanta su audiencia y popularidad – y por ende, su poder - que una palabra suya podría destruir la carrera de cualquier político, funcionario público o incluso magistrado, por lo cual éstos le tendrían miedo; otra leyenda dice que presidente regional o alcalde que no contrate con su canal de televisión o su periódico, será pasible de su furia y de constantes titulares y editoriales destructivos, por lo cual lo mejor para los electos, sería pasar por caja y no hacerse mayor problema.



Se muestra a sí mismo como el dueño del bien y el mal, un perdona vidas magnánimo o déspota de acuerdo a su estado de ánimo. Su trabajo, además de locutor de radio y administrador de dos medios de comunicación importantes; es calificar a las personas, decidir “quién está mal y quién está bien”, quién se merece sus elogios o quién su malevolencia. “Mequetrefe”, “bueno para nada”, “atorrante”, “fracasado”, “pobre diablo”, “inservible”, “mal elemento”; son solo algunos de los epítetos que utilizó por décadas para reducir a cualquier desdichado que no tuvo el cariz suficiente o el dinero para caerle bien. Tiene un estilo avezado para las comunicaciones y la mentira así como la calumnia son solo algunas de sus armas. Es conocida por ejemplo, la información que propaló en el Diario del Cusco a solo días de las últimas elecciones regionales y municipales, en octubre de 2014, anunciando que el candidato al Gobierno Regional de Cusco, Edwin Licona, habría sido excluido del proceso electoral por el Jurado Nacional de Elecciones favoreciendo así al contendor Benicio Ríos; lo cual le generó un público rechazo porque la mentira y desinformación ya no iba solo contra una persona sino contra la inteligencia de la ciudadanía cusqueña.


Su posicionamiento es innegable pero sus prácticas han devenido en intolerables porque de un tiempo a esta parte, algunos ciudadanos decidieron no aceptar más la conducta perniciosa de Alosilla; personas que fueron víctimas de su estilo y calumniadas en público, decidieron recurrir ante el Poder Judicial haciendo uso del Código Penal.

El ex Director de COPESCO, Ingeniero Civil Helio Molina lo denunció por el delito de Difamación Agravada, el caso ya está en etapa de juicio oral y el día 19 de octubre continúa el proceso dentro del expediente 2638-2014 que se ventila en el Segundo Juzgado Penal Unipersonal de la Provincia de Cusco. 

El abogado Sergio Sullca lo denunció por el delito de Difamación Agravada, el caso ya está en etapa de juicio oral que inicia el día 18 de octubre dentro del expediente 1270-2014 que se ventila en el Juzgado Penal Unipersonal Transitorio de la Provincia de Cusco. En este caso, ya se desarrollaron dos juicios orales anteriores cuyas sentencias de primera instancia, que absolvían a Alosilla, fueron declaradas nulas en segunda instancia; por lo cual se desarrollará un tercer juicio que podría ser el último y definitivo.

La ex Procuradora Anticorrupción de la Región Cusco, abogada Dora Monzón, también lo denunció por el delito de Difamación Agravada, el caso está en etapa de juicio oral que inicia el día 31 de octubre dentro del expediente 1107-2015 que se ventila también en el Juzgado Penal Unipersonal Transitorio de la Provincia de Cusco. 




No es necesario reproducir las calificaciones proferidas por Alosilla en contra de estas personas a través de su programa de radio, su canal de televisión o su periódico; esta tribuna no será el eco del locutor; basta con decir que los tres procesos están en pleno giro y si ello es así, es porque cuentan con todos los requisitos exigidos por el Código Procesal Penal para iniciar un proceso de “ejercicio privado de la acción” por el delito de difamación. De este modo, se podrá llegar a una verdad jurídica respecto de la histórica actuación de Alosilla en los medios de comunicación cusqueños. No se equivoque el lector, no se pone en tela de juicio la libertad de expresión, opinión o información a nivel regional o nacional, sino y exclusivamente la conducta de Washington Alosilla que, de acuerdo a varios de sus oyentes, confunde el derecho a expresarse con el supuesto derecho a injuriar.

Los tres casos citados ponen en apuros al personaje porque a partir del mes de octubre de 2016 enfrentará tres procesos judiciales a la vez, tendrá que defenderse en tres oportunidades cada semana, recorrer los pasillos del Poder Judicial entre lunes y viernes, no como publicista sino como acusado, con el riesgo real de purgar pena privativa de libertad efectiva en el Establecimiento Penal de Quenqoro si es que lo condenan en dos de estos procesos porque tendría la calidad de reincidente. Es cierto que podrá pagar a los mejores abogados por la fortuna material que ostenta, como es cierto que estos tres procesos terminan de sentarlo en el llano como todo mortal, disipando todas las leyendas que se tejieron sobre él como aquella que lo ubica por encima de los magistrados cusqueños. Por lo demás, el Poder Judicial tiene en sus manos tres casos emblemáticos y con ellos, la oportunidad de terminar - de una vez y por todas - con la industria del insulto en la región Cusco.

Cusco, 14 de octubre de 2016. 
Leer más...

miércoles, 31 de agosto de 2016

EL MONUMENTO DE LOS LOCOS


Sergio Sullca. Agosto de 2016.

Entre los pueblos jóvenes de Chocco, Primero de Enero y Ttioabamba del sector Margen Derecha de los ríos Huatanay y Huancaro, distrito de Santiago, yergue un imponente monumento al inka Pachakuteq que a diario observa el horizonte de la ciudad. Se ubica en la ladera del cerro Muyu Orqo, está hecho en piedra y forma parte de un complejo arquitectónico que nunca terminó de construirse. El diseño del complejo incluye un apoteósico arcoíris de estructura metálica que estaría encima del monumento con las luces suficientes para iluminarlo de noche; cerro abajo siguiendo el curso de una portentosa gradería, una portada del sol al estilo Tiahuanaco, un monumento al maíz, otro a la papa y otro a la quinua, y dos pumas de piedra a modo de guardianes en lo que sería la puerta de entrada. De todos los componentes del complejo, además del mismo monumento, solo se logró construir la portada del sol que a diario es testigo de los amaneceres cusqueños porque está ubicada al poniente de la ciudad. 

Se presenta increíble porque a pesar de su belleza pétrea luce tan pobre como las casas que lo rodean y llama la atención porque evidencia una gran inversión de tiempo, trabajo y dinero en una zona tan precaria como la Margen Derecha. Por su ubicación y tamaño, dieciséis metros de alto, puede verse desde distinto lugares de la ciudad y quien lo ve por primera vez, de inmediato se pregunta: ¿cómo llegó ahí?, ¿quién lo construyó?. Los cusqueños están acostumbrados a él, pero los visitantes suelen quedarse atraídos, buscando las respuestas.

Fue construido por el médico Raúl Salizar Sayco, un personaje excéntrico, que en la flor de su juventud se propuso inmortalizar al inka Pachakuteq haciéndole un monumento. Fue la empresa más importante de su vida y según cuenta él mismo, recorrió los cuatro puntos cardinales del Cusco buscando el lugar apropiado y no encontró mejor altura que el Muyu Orqo al frente de la fortaleza de Sacsayhuamán; así que compró el terreno a los pueblos jóvenes Ttiobamba y Primero de Enero, y el 08 de noviembre de 1989 empezó a construirlo. 

En tanto avanzaba la obra fue ganándose el apelativo de “el loco”; no sin razón porque se trataba de un tipo que difundía febrilmente la importancia histórica de Pachakuteq y “tiraba” su plata en épocas de crisis comprando materiales de construcción para un proyecto que aparentemente no tenía futuro. Además del apelativo, esa construcción le hizo dueño de un carisma y un halo de popularidad que a la larga lo convirtió en alcalde de la provincia de Cusco en el período 1996-1998. Muchos pensaron que como alcalde concluiría el monumento, fisgoneando de esta o aquella cuenta, pero se equivocaron porque en ese tiempo, no utilizó recurso alguno de la Municipalidad Provincial de Cusco para terminarlo. El loco entonces se hizo famoso no solo por su locura sino por su honradez. “No quiero que la gente diga que el gran Pachakuteq se hizo con la plata del pueblo”, solía decir.



Desde que empezó su construcción, el monumento llamó la atención regional y causó gran expectativa entre sus vecinos margenderechinos porque a la larga sería un atractivo turístico por el cual valía la pena apostar. Cuenta la historia que a principios de los años noventa, el entonces alcalde de la provincia de Cusco, Daniel Estrada Pérez, tuvo la idea de derrumbar el monumento que para ese entonces estaba a medias, porque –de acuerdo a la versión popular – sentía celos de esa construcción en el cerro ya que él también estaba construyendo otro monumento al inka Pachakuteq a no más de 30 minutos de caminata cuesta abajo, en el óvalo que hoy lleva el nombre del inka; cuando la maquinaria de demolición estuvo cerca, los lugareños hicieron una cadena humana para impedir su destrucción y Daniel Estrada no tuvo más remedio que dejarlo en su lugar. 

No obstante todos los esfuerzos, los años fueron pasando al igual que la pasión juvenil del loco. Ya sin la plata que le daba su profesión, sin su sueldo de alcalde, sin colaboradores ni seguidores, a principios de los años dos mil, el loco terminó de construir el monumento pero no el complejo arquitectónico y viendo que no podría terminarlo, lo abandonó a su suerte en el cerro sin acabados, sin puertas ni ventanas.

Sin luz, ni agua, sin trabajadores ni seguridad ya sin su mentor; la base del Pachakuteq, que estaba proyectada para la instalación de obras de arte, de tiendas de joyería, ropa, restaurantes, etc. no tardó en convertirse en un antro de vicio y perdición. Empezó a ser utilizada como cantina y fumadero, en escenario de juergas y enfrentamientos de pandillas que dejaban sus lemas y símbolos como la “A”, la “C” o la “U”; incluso la portada del sol fue convertida en inusual pizarra de parejas que dibujaban sus nombres en medio de un corazón flechado como testimonio de algún acto amoroso ahí celebrado. La comisaría de Viva el Perú empezó a registrar denuncias por delitos de distinto calibre hasta el punto de identificarlo como zona de alto riesgo y como es de suponer, los medios de comunicación empezaron a denunciar ese cuadro desolado. 

En distintas campañas electorales, varios candidatos prometían que una vez en la alcaldía del distrito de Santiago o la provincia de Cusco, invertirían en la conclusión del monumento; sin embargo al tratarse de una propiedad privada, el Estado no podía invertir monto alguno. Según algunas versiones, varias autoridades le propusieron al loco que done el terreno y la construcción a alguna de las municipalidades o al entonces Instituto Nacional de Cultura para que el Estado pueda invertir en el acabado del complejo, incluirlo en el boleto turístico de Cusco y convertirlo en un generador de desarrollo económico local. La respuesta del loco siempre fue: “primero terminaré la obra y luego la regalaré a los pueblos organizados de la Margen Derecha, no me interesa la plata del Estado”. Con su respuesta aparentemente incomprensible y el pasar de los años, la base del monumento llegó a ser hedionda.

Desde 1989 hasta el 2013 han pasado 22 años, el loco ya no tiene fuerzas, la policía no tiene la capacidad para resguardar el lugar y los medios de comunicación presionan. ¿Cuál es la salida entonces? Esta pregunta se la hicieron algunos de los “Hijos del Pueblo Joven Chocco”, una asociación pro vivienda cuyos terrenos y casas colindan con el monumento, que vieron una oportunidad donde otros veían depresión. Se propusieron recuperar el monumento y sacarle provecho y para ello había que hablar con el Doctor Raúl Salizar que, según decían sus allegados, tenía su carácter pero era buena gente. 

No los recibió fácilmente. Según cuentan, apenas escuchó la frase “queremos hablarle del monumento” el loco los echó de su casa en una oportunidad hasta que – a tanta insistencia - los recibió en una tercera y los escuchó. El plan consistía en que los hijos de Chocco limpiarían el complejo, borrarían esos mamarrachos, repintarían los ambientes internos y la fachada de la base, dándole seguridad posteriormente. Concluido el trabajo, utilizarían el lugar para organizar festivales gastronómicos; así de simple. Oído el plan, les respondió molesto: “¡yo no he construido el monumento para hacer polladas y chuletadas sino para evocar al gran Pachakuteq, este es un santuario no un comedor..! pero qué me queda, hagan lo que quieran…”. Y era cierto, cualquier cosa era mejor a ese abandono.

Buena o mala la idea, lo hicieron. En los meses de enero, febrero y marzo del año 2013 limpiaron el lugar. Se trataba realmente de un muladar, los desechos acumulados durante años fueron difíciles de trasladar, borrar esas pintas al interior de los ambientes y repintar las paredes, recuperar la portada del sol y darle seguridad nocturna para impedir que vuelvan los malandrines, fue una tarea ardua; actualmente quedan todavía algunas de esas pintas en los exteriores como testimonio de aquella etapa de olvido. Terminada esta fase, empezaron a organizar sus primeras actividades, comprometiendo a varias personalidades, clubes deportivos, asociaciones culturales y hasta movimientos y partidos políticos para que subieran al monumento y pudieran merendar de algún plato regional. Durante algún tiempo resultó la idea; sin embargo no fue sostenible por el alto esfuerzo que significaba y las pocas ganancias que generaba. No tardaron mucho en desanimarse y todo se paralizó a mediados del 2013, el negocio no resultó.

No obstante esta nueva caída, al parecer algo había revivido en el loco y no todos los hijos se habían dado por vencido, quedaron algunos como Fito Cachi que decidieron continuar con el proyecto y mantuvieron viva la esperanza. Visitaban constantemente al loco, recordándole el significado de esta obra para la humanidad, lo importante que sería para la economía de la Margen Derecha, planeando, soñando junto con él, explicándole las mejoras que habría si ellos se quedaban al cuidado del inka; hasta que un día el loco les dijo: “¿ustedes están loquitos también no…?. ¡Cuiden al gran Pachakuteq por mí!” 

Y así lo hicieron, tuvieron un acuerdo de palabra por el cual, el loco les daba en “cesión en uso” el monumento por un año y ellos se encargaban de cuidarlo y usufructuarlo. Desde diciembre de 2015 Fito y compañía se encargaron de instalar el servicio de luz, ambientaron el salón reservado a las obras de arte con los cuadros del artista cusqueño Guido Mamani y una pequeña tienda de souvenirs, hicieron los balcones de fierro en la azotea que está entre las tiendas comerciales y los pies del Inka y colocaron las banderas del Tahuantinsuyo en los cuatros costados, así como las puertas y ventanas necesarias para proteger su nuevo patrimonio. También abrieron una cuenta en Facebook: “Santuario Inka Pachakuteq” y empezaron a dedicarse a tiempo completo al monumento. 

La subida al Muyu Orqo demanda una caminata cerro arriba. Solo hay una carretera de tierra y polvo por donde circulan pocos vehículos, así que la subida es preferentemente a pie en un paseo que vale la pena porque al llegar, el visitante puede gozar del panorama de la ciudad de Cusco; lo único que piden los anfitriones, es un aporte voluntario y consumir los productos que de a poco se empiezan a vender. Los loquitos guardan un registro del creciente número de visitantes nacionales y extranjeros que a diario suben a sentir ese desconcertante y bellísimo monumento que pareciera sacado de un cuento surrealista; incluso Fito y los suyos se dieron cuenta que los vientos que soplan en esta cima, inspiran una fuerza extraña en los visitantes, sobre todo extranjeros, y los deseos de volar cometas en los niños; las fotos en la cuenta de facebook hablan por sí solas. “Esta es una obra maravillosa, estoy reviviendo el sueño del loco y cuando sea grande quiero ser como él” dice esperanzado Fito Cachi.

A sus setentiocho años, el loco sigue tan viejo como excéntrico, suele componer canciones que él mismo canta y transmite en los medios televisivos regionales, es famosa su canción “la polkita por el Perú”; sigue pensando que volverá a ser alcalde y postula a cada campaña electoral con su “Movimiento Regional Inka Pachakuteq” comprobando que aunque no gane ninguna elección, la gente lo aprecia. Y sigue soñando que un día - antes de morir - verá terminado su complejo arquitectónico. “Será más visitado que Machupicchu” suele decir. 

Queda claro que aunque el Estado no pueda intervenir y el loco no tenga fuerzas, los hijos de Chocco mantienen la fe en que un día – de algún modo –terminará la construcción del complejo para que los ciudadanos del mundo vengan, compren, coman y beban viendo la ciudad de Cusco a sus pies, y conozcan al gran Pachakuteq, al loco y a los loquitos, también.


Dedicado con total cariño al Doctor Raúl Salizar Sayco y a mi amigo Rodolfo Cachi Huallpa.
Leer más...

jueves, 11 de agosto de 2016

Sergio Sullca "AL OESTE DE LA CIUDAD: PAMPAHUASI".


(Cusco, 06 de agosto de 2016).


Desde hace algunas décadas, el número de habitantes y vehículos motorizados en la ciudad de Cusco fue creciendo sostenidamente. El Centro Histórico, las principales avenidas como La Cultura y El Sol muestran cuadros realmente estresantes entre el tráfico vehicular y las personas que pugnan por llegar a sus centros de trabajo o viviendas, más en las denominadas “horas punta”. Este crecimiento ha generado naturalmente la necesidad de encontrar nuevos espacios públicos para “huir” del problema, especialmente los fines de semana. 

De a poco, algunos lugares en el sur de la ciudad, se fueron convirtiendo en alternativas para el descanso y el disfrute de algún plato regional. Es así que distritos cercanos como Saylla en la provincia de Cusco, Tipón y Oropeza en la provincia de Quispicanchis, se convirtieron en destinos habituales de los cusqueños. Saylla es famosa por sus chicharrones, Tipón por sus cuyes al horno y Oropeza por sus panes “chuta”. Hay también otros lugares, que conforme al ritmo de crecimiento de la población, se fueron abriendo un espacio como por ejemplo el distrito de Huarocondo al norte de la ciudad, en la provincia de Anta, que es famoso por sus lechones, mientras que al este se encuentra el Valle Sagrados de los Incas con una enorme variedad de servicios turísticos y por supuesto gastronómicos.

Sin embargo, no son suficientes para la creciente demanda de estos servicios. Es por eso que al oeste de la ciudad, se abre una nueva posibilidad. La Comunidad Campesina de Chocco que se encuentra en el distrito de Santiago, entre las provincias de Cusco y Paruro, se proyecta como una nueva opción para el descanso. 

Su nombre original es el Ayllu de Choccobamba y como suelen decir los comuneros, su título de propiedad data del 23 de septiembre de 1555, fue expedido por el Rey Don Fernando VII de España e inscrito en los registro Públicos de Cusco como consecuencia de la Reforma Agraria. Los terrenos de la Comunidad colindan con la misma ciudad de Cusco y en los cerros de su propiedad, Araway y Vitamayoc (uno al lado del otro), el Ejército Peruano dibujó un escudo nacional y la célebre frase VIVA EL PERÚ, que - por su enorme tamaño - pueden verse desde la fortaleza de Sacsayhuamán.

Ambos cerros esconden una quebrada surcada por el río que lleva el nombre de la Comunidad y esa quebrada esconde una pampa cuyo nombre es Pampahuasi. Desde hace varios años, Chocco se ha propuesto convertir este lugar en un parque ecológico que sirva para la preservación del medio ambiente y el descanso de los cusqueños. Según cuenta el presidente de la Comunidad, Mariano Purificación Huamán, expusieron sus planes ante varias instituciones y personalidades, y de ellas quien entendió su propuesta fue el alcalde de la Municipalidad Provincial de Cusco Carlos Moscoso a quien pudieron convencer de hacer suyo el proyecto. 

Convencidos que la idea es buena y lo mejor, viable; el pasado 11 de junio de 2016 suscribieron el “Convenio Interinstitucional Entre la Municipalidad Provincial de Cusco y la Comunidad Campesina de Chocco Para la Generación de Espacios Verdes y Ecológicamente Sostenibles” En el convenio resalta la decisión de la Comunidad de convertirse en una “Comunidad Ecológica” y su decisión de “sustituir paulatinamente” los árboles de eucalipto, que son conocidos consumidores de agua, con especies nativas que son - por el contrario - generadoras de fuentes de agua. La Municipalidad por su parte, se comprometió a elaborar el expediente técnico y el diseño del parque que incluye una pequeña laguna aprovechando el cauce natural del río; y el asfaltado del tramo de carretera entre los sectores de Kuichiro y Chocco para conectar la ciudad de Cusco a la Comunidad, mejorando la transitabilidad vehicular y peatonal de los futuros visitantes.



Como dice el Secretario de Actas Mario Secca, la junta directiva no se conformó y aprovechando sus fortalezas lograron convencer a los Boy scauts Perú con sede en la región Cusco para que realicen su próximo encuentro mundial de jóvenes scauts en el mismo sector de Pampahuasi; esto en agosto de 2018. Por esta razón Boy scauts y Comunidad suscribieron otro convenio, también el 11 de junio de 2016, para adecuar este espacio que albergará a tres mil jóvenes aproximadamente que vendrán de distintas partes del mundo. El evento sin duda pondrá en vitrina a la Comunidad y servirá para promover sus nuevos servicios ambientales, turísticos y gastronómicos.



De este modo, Además de Oropesa, Tipón, Saylla, Huarocondo, Valle sagrado de los Incas, entre otros, la Comunidad Campesina de Chocco y su corazón Pampahuasi, se proyectan como un próximo destino de descanso y para el caso, están pensando también en cuál será su plato bandera: “la merienda” puede ser, dicen; un combinado de cuye al horno, ají de lisas y soltero de habas, puede atraer a los futuros comensales. 

¿Todo esto es sólo un sueño?, ¿podrá la Comunidad sustituir los eucaliptos por árboles nativos?, ¿se asfaltará ese tramo de carretera prontamente?, solo el tiempo lo dirá. Por la salud de los cusqueños y visitantes, este proyecto debe hacerse realidad lo más pronto posible y ojalá el lector pueda disfrutarlo en los próximos años.
Leer más...

miércoles, 27 de enero de 2016

VELILLE Y QOYLLURITTI, FE Y MINERÍA.

Sergio Sullca. 26/01/16

El 18 de enero último, las Naciones de la Hermandad del Señor de Qoylluritti protagonizaron una movilización en la ciudad de Cusco en rechazo a las concesiones mineras que están amenazando el Santuario ubicado en las faldas del nevado Ausangate, en la provincia de Quispicanchis logrando una amplia cobertura de los medios de comunicación local. El 25 de enero último, organizaciones sociales del distrito de Velille iniciaron una huelga de 72 horas contra la empresa minera Hudbay cuya actividad se desarrolla en la frontera de los distritos de Chamaca, Livitaca y Velille, provincia de Chumbivilcas, sin lograr la atención de la opinión pública. ¿Por qué la primera manifestación capta la atención y la solidaridad de la gente en la provincia de Cusco y la segunda se ignora?

Las diferencias entre ambas protestas son evidentes en la región Cusco.

Cuando se trata del Señor de Qoylluritti, las empresas mineras están chocando con la fe de cientos de miles de cusqueños y peruanos que se congregan en junio de cada año; basta visitar el Santuario en su día para sentir la devoción de los peregrinos. Cuando se trata de Velille la minería choca con los (denominados) afectados directos e indirectos del proyecto minero Constancia que en general son una idea desconocida o abstracta en el común de los cusqueños.

La actividad minera en ambos casos es legal. La ONG Cooperaccion señala que entre los titulares de las concesiones mineras que están cercanas o dentro del Santuario desde el 2011, destacan Llankasunchis S.A., Inversiones Zerón, Rober Sanchez Carrasco y Sinforosa Cruz Visa; y estarían entrando a una etapa de exploración. Mientras que en Velille el titular es solo una empresa: Hudbay que se encuentra en etapa de explotación desde enero de 2015.

Para las Naciones del Señor de Qoylluritti no existe posibilidad de diálogo con ninguna de estas empresas, el Santuario no se toca, la fe no se negocia y en esta decisión no están solos; prueba de ello es que el 18 de enero no hubo una sola voz que se opusiera a la movilización de los aproximadamente quince mil devotos. En Velille sí hay diálogo; la afectación directa e indirecta supone la firma de convenios “de desarrollo” en base a la denominada Responsabilidad Social de la Empresa señalada en su Estudio de Impacto Ambiental; sólo que en este caso, el diálogo es accidentado, sometido siempre a tensiones con la amenaza permanente de romperse en medio de las negociaciones. De hecho, el paro convocado para el día 25 de enero de 2016 es el resultado de varias negativas de la empresa a las invitaciones del Alcalde distrital Sergio Valencia salcedo como bien demuestran los cargos de recepción guardados en su despacho.

El Estado en general, se muestra hipersensible cuando se trata del Señor de Qoylluritti cuya festividad fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación el 10 de agosto de 2004 por el Ministerio de Cultura. Además, la Dirección Desconcentrada de Cultura emitió la Resolución Directoral Nacional N° 696/ INC, el 29 de Marzo del 2010, delimitando el área de 3,641.04 hectáreas como intangible, inalienable e imprescriptible para proteger el lugar de peregrinación. El día de la movilización, el Presidente Regional, el Alcalde de la Provincia de Cusco y hasta representantes de instituciones que nada tienen que ver con el tema de minería, cultura o fe, suscribieron una suerte de compromiso o solidaridad con la Hermandad en la mismísima Plaza de Armas de Cusco. Para el caso de Velille, el Estado en general (con excepción de la municipalidad distrital) es insensible (por utilizar un antónimo) y prefiere dejar el problema a la denominada “autoregulación de la empresa”. 

“Que se las arreglen solos” parece decir.

Para el caso del Santuario es previsible la actuación del Estado en general: se protegerá el lugar de peregrinación y el templo porque la presión social es manifiesta. En Qoylluritti la minería no va. Para el caso de Velille es imprevisible la actuación del Estado. De acuerdo a experiencias pasadas, su respuesta puede ir desde la instalación de una mesa de diálogo hasta la declaración de un Estado de Emergencia no importando que haya muertos o heridos. Aquí la minería va.

A la pregunta hay con seguridad más respuestas, pero tal vez todas se resuman en una: Qoylluritti es una fe, un sentimiento que genera un vínculo espiritual con la gente en Cusco. Velille en cambio – como en el caso de Cotabambas - aparece como un conflicto de intereses lejano que no genera ningún vínculo ni siquiera material con la gente en Cusco.

Foto: Referencial



Leer más...